La red social Clubhouse, ¿funciona para mi negocio?

ORLANDO TIMES NEWS
LUIS CONES.-

Desde que las plataformas digitales se convirtieron en mis canales de ventas más importantes, he visto nacer infinidad de redes sociales. ¿Quién se acuerda de Vine, Google+ y hasta el mismo Snapchat? 

Con el reciente nacimiento de Clubhouse muchos empresarios, vendedores y marcas personales que asesoro, me han preguntado si vale la pena unirse a esta nueva red social. Pero, antes de responderte esta interrogante hablemos un poco de qué es y cómo funciona la nueva plataforma digital donde se comparten solamente audios. 

Ofrece la posibilidad de compartir audios en vivo que luego desaparecen como las historias de Instagram. Por el momento, solo está disponible para iPhones.

Se pueden crear ‘rooms’ o salas, en las que se establecen conversaciones sobre diversos temas. Cuando un usuario accede puede participar como oyente o hablante, previa autorización del creador de la sala.

Para hacer la analogía con los formatos existentes, es como un “podcast” en tiempo real en el que se puede interactuar si el moderador lo permite.

Fue lanzada en mayo de 2020 por Paul Davidson y Rohan Seth y a diferencia de las otras redes sociales, funciona solamente bajo un modelo de invitación y no bajo el proceso de registro tradicional.

La invitación puede llegar directamente de ClubHouse o a través de un usuario que ya esté registrado y te haga llegar la invitación. 

En la plataforma ya están registrados empresarios me destacados a nivel mundial como Russell Brunson, Mark Zuckerberg y Elon Musk. 

Recientemente, Musk hizo crecer la cantidad de usuarios en Clubhouse de 3 a 5 millones gracias a una sesión de audio que realizó en la red social con 5.000 personas (máximo de usuarios por sala). 

La aplicación se basa en el concepto de FOMO (fear of missing out). Si no estás conectado cuando se produce una conversación, te la pierdes.

Pero apartando esto, Clubhouse crece debido a que los usuarios pueden hacer sus actividades cotidianas mientras escuchan charlas de su interés.

Con este preámbulo, pasemos a lo que nos compete. ¿Funciona para mi negocio? 

Te responderé con varias preguntas:

  1. ¿Te gusta crear contenido? No hagas las cosas por hacerlas. El éxito en toda red social comienza por la satisfacción que te brinda dedicarle tiempo a la creación. Sé que el tiempo no es infinito, pero si te planificas bien puedes dedicar un par de horas a la semana para la generación del contenido que quieres publicar en ese período. 
  1. ¿Prefieres enviar notas de voz en lugar de escribir o enviar imágenes cuando chateas por WhatsApp? Este es un buen punto para unirte a Clubhouse. Recuerda que el contenido visual es inexistente en esta red social.
  1. ¿Te gusta seguir temas de conversación que están en tendencia? Dada la volatilidad del contendido, toca generar conversaciones basadas en la instanteidad y no en la perdurabilidad.
  1. Si respondiste de manera afirmativa a las anteriores, pregúntate: ¿puedo adaptar mi contenido a este formato? No hay nada peor que replicar la misma publicación en todas las redes sociales.
  1. ¿Cuál es el valor que vas a agregar? Este es el punto más importante para decidir formar parte de Clubhouse. 

Una vez respondido todo esto, quiero darte unas recomendaciones finales.

Genera contenido tipo podcast. Una forma de establecer un vínculo permanente con tu audiencia a través de este formato. Hay podcasts de larga y corta duración. Más que el tiempo, lo importante es la calidad de lo que se comunica. Evidentemente, al crear contenido de buena calidad y larga duración tienes más oportunidad de fidelizar a tus clientes.

Luego, extrae lo mejor de cada episodio del podcast y crea una sala en Clubhouse para compartir esa información. Al principio, no tendrás mucha gente, pero si eres constante lograrás crear comunidad.

Finalmente, fija un horario para tus conversaciones y promociónalo en las otras redes sociales.