El título universitario no sirve cuando emigras

Orlando Times News

Luis Cones.-

Antes que me digas que así no ejerzas tu profesión en el exterior, igual el título universitario es herramienta de vida que en algún momento usarás. Ponte cómodo y descubre cómo hacer para que tu título sí funcione en cualquier parte del mundo.

Lo primero que hay que entender es que no todos los títulos son válidos en el exterior. Entonces, si quieres ejercer tu profesión en el país donde estás llegando, lo primero que tienes que averiguar es por la reválida. No siempre es tan inalcanzable como piensas.

Los que se pueden dar el lujo de estudiar sin trabajar, háganlo. Es la mejor inversión que puede hacer. Pero, los que llegaron con una mano adelante y la otra atrás, pueden hacer algo muy relacionado a su profesión u oficio.

Ejemplo: si eres médico traumatólogo, puedes optar por ser asistente médico o enfermero.

Ah!!! Que afecta tu ego. Sí claro, a nadie le gusta bajar su nivel profesional. Es más, en algunas empresas bajarte de cargo es considerado un despido indirecto.

Pero, hay que entender que inmigrar es volver a empezar. Ya no eres el doctor, el ingeniero o el conferencista. Eres uno más del montón, que tiene que pagar la renta, el carro y los bills (cuentas).

Si no eres venezolano, te preguntarás: "bueno y así no es la vida, pues". No, resulta que en Venezuela eso nunca fue un problema. La gente tenía casa propia, vivía con sus papás o lo que pagaban en alquiler era una tontería. Así con el carro, las cuotas se mantenían iguales en el tiempo y la inflación se comía los intereses. Y ni hablar de los servicios públicos. Todos eran regalados. Pero eso era allá, en el nuevo país es diferente.

También hay que abrir la mente. Probablemente toca hacer otra cosa que no tenga nada que ver con tu carrera. Aquí en Estados Unidos, a los profesionales venezolanos les toca ser conductores de uber, housekepers y hasta trabajar en la construcción.

En esos trabajos el golpe al ego puede ser aún, más fuerte. Porque si en algún momento fuiste taxista, personal de limpieza u obrero en Venezuela, jamás pensaste que lo volverías a hacer después que te graduaste. El golpe es peor, si eras de los que denigrabas o menospreciabas el trabajo que hacían esas personas.

Bueno, lo cierto es que hay que definir cuándo dejarás de hacer lo que te tocó para volver a ser quien eras. Ese es el punto. Entonces, para hacer que el título funcione, haz lo siguiente:

1.- Averigua cuánto cuesta la revalidada de tu carrera.

2.- Calcula cuánto necesitas para vivir mensualmente.

3.- Al ingreso mensual que vas a recibir en el trabajo temporal, réstale lo que necesitas para vivir.

4.- Dívide el monto de la reválida entre lo que te queda restante, para saber cuántos meses tienes que trabajar para obtener la reválida.

5.- Y listo a trabajar como Dios manda.

Ah que se requiere disciplina... Claro! Pero imposible no es. Para llegar a ser un sensei en cualquier área se requiere mucha disciplina. Que no es más que hacer lo que hay que hacer cuando toca hacerlo.

No dejes para mañana lo que otros pueden hacer hoy.

Mientras tú estás pensando en pajaritos preñados, si lo haces o no. Otros ya están en el ruedo dando lo mejor de sí.

Para profundizar en estas herramientas y muchas más, te espero en el workshop El Arte de Vender. Más información haz clic aquí.