Reglas para vender por internet en medio de la cuarentena

Orlando Times News

Luis Cones.-

Hace un par de años, era difícil creer que se podía consumir contenido en internet durante más de 15 minutos ininterrumpidos. Y de manera sorprendente, hoy los podcasts y web shows no se bajan de 45 minutos de programación continua. Muchos de ellos, sin mayores trucos audiovisuales, ni animaciones gráficas. Simplemente, mantienen a la audiencia con una conversación entretenida, reflexiva o informativa.

Eso nos permite concluir que el internet cambió para siempre el patrón de consumo audiovisual. Ahora, un programa de televisión que lo cortan cada 8 minutos por compromisos comerciales se hace poco atractivo. La gente quiere más y eso es gracias al fenómeno on demand, que le permite al espectador hacer las pausas cuando considere necesario y escoger su propia parrilla de programación.

Si a esto le sumamos el crecimiento exponencial de los servicios de televisión por streaming. En los que los suscriptores pueden disfrutar de series de televisión por horas continuas, ya nadie quiere entretenerse a fragmentos.

Esto lo entendieron muy bien los desarrolladores de redes sociales, quienes fueron ampliando las posibilidades de las plataformas para subir audiovisuales de mayor duración. 

Y es precisamente, en las redes sociales, donde la mayoría de los emprendedores realizan videos promocionales de sus productos y servicios. Por esta razón y para echarle la mano a quienes son muy buenos en lo que hacen, pero no necesariamente en el canal que usan, les he traído algunas reglas para vender por internet en medio de la cuarentena.

  1. Nunca hagas una videollamada que no ha sido previamente acordada con el cliente. Si la pieza audiovisual del producto o servicio que se quiere promocionar fue lo suficientemente atractiva y generó el enganche apropiado, el cliente te va a contactar. Si por casualidad, se seleccionó un formulario de contacto para obtener los datos del cliente, no es políticamente correcto hacer una videollamada en primera instancia. Lo mejor sería, enviar un mensaje de texto, luego agendar una llamada y si el producto lo amerita, entonces si pasar a la llamada audiovisual.
  1. Conecta emocionalmente, antes hablar de tu producto o servicio. El aislamiento social favorece el desarrollo de un vínculo emocional con los clientes. Las llamadas no deben ir directo al grano, en estos momentos es cuando más se valora una conversación extensa, ya que el contacto físico está restringido. Es necesario ganarse la confianza del cliente a distancia, y para ello es fundamental hacer preguntas que permitan conocer aún más las metas, proyectos e inclusive, sus sueños. Esto aplica también, para americanos. A pesar de la cultura de que el tiempo es dinero. Es muy importante, hacer una conexión con aspectos más personales, antes de comenzar a hablar de lo que se vino a vender.
  1. La mejor improvisación es la que se practica. El internet obliga a las marcas personales, emprendedores y vendedores a ser espontáneos. Pero, eso no quiere decir que los videos y el contenido audiovisual que se desarrolle no tenga un guión ni mucho menos, una línea editorial. Así mismo, en las llamadas telefónicas o audiovisuales, la buena actitud e incluso la sonrisa permanente y genuina crea una atmósfera muy favorable para negociar. También influye el tipo de ropa que se escoge, sobre todo en las videollamadas.

Para ampliar esta información, te invito al workshop El Arte de Vender donde encontrarás más reglas para vender en internet, además de las herramientas necesarias para ser productivo en medio de la cuarenta. Para mayor información haz clic aquí.