Arte de Vender, Artículo, emprender, Emprendimiento, Véndete

No te vendas como producto, vende inspiración para dejar huella Por Eloisa Valles

Mucho se ha hablado de Marca Personal o Personal Branding, especialistas en el tema explican cómo construir ese sello único que te caracteriza y cuáles herramientas de mercadeo debes aplicar para generar empatía con tu público objetivo y lograr que “compren” tus ideas.

Pero yo te vengo a hablar de inspiración, de cómo tú con tu talento puedes dejar huella en otros. Esto va mucho más allá de venderte a ti mismo como un producto mercadeable, se trata de despertar emociones positivas en los demás, de ser ejemplo y dejar en tus seguidores esa sensación esperanzadora de “si yo puedo, tú puedes”.

Vivimos tiempos de incertidumbre y mucha angustia, estamos en constante búsqueda de aquello que nos dé un respiro de tanto pesimismo, que nos permita tener momentos de felicidad y podamos pintarnos una sonrisa en el rostro entre tanta seriedad. Buscamos inspiración.

¿Qué tal si nos convertimos en ese generador de sonrisas, en esa fuente de optimismo que tanto se necesita? ¿Cómo? Haciendo en tu vida el cambio que quieres ver en los demás. Cuando decides dedicarte a aquello que te apasiona, superar los miedos paralizantes (que solo están en tu cabeza), atreverte a emprender tus sueños, hacerlo con excelencia, compromiso y constancia; y luego compartes de forma masiva tu experiencia, puedes convertirte en la inspiración de alguien más.

¿Por qué? Porque no todos se atreven a hacer frente a sus temores, porque no todos tienen la valentía de salir de su zona de confort, porque no es sencillo dejar de dar excusas para justificar la inacción, porque nos han enseñado que los sueños son para dejarlos en la almohada, no para hacerlos realidad, porque hay personas que no se han preguntado nunca cuál es su pasión, que se subestiman y no reconocen su talento, porque emprender es de valientes. Tú eres ese valiente.

Cuando tú lo haces y te conviertes en generador de cambios positivos, cuando otros ven en ti un ejemplo a seguir, cuando gozas de la admiración de quienes han sentido y pensado lo mismo que tú, pero tú te atreviste a superarlo; te conviertes en ese rayito de luz, en el empujoncito que hacía falta. Empiezas a dejar de ser sólo el producto profesional en su área y empiezas a convertirte en inspiración. Empiezas a dejar huella. Ya no te compran a ti, compran tu estilo de vida. Vendes emociones y te compran la idea de superación.

Esa sensación queda tatuada en el recuerdo de quienes te siguen y también queda tatuada en tu corazón, pues no solo vendiste tus conocimientos y talento, vendiste la esperanza de que TODO ES POSIBLE. Y como sucede en la publicidad, no vendes un producto, vendes emociones, vendes un estilo de vida. Solo que esta vez no es una oferta engañosa, es la genuinidad de tu propia vida.

…y Así se Emprende con el #ArteDeVender

Por @eloisachvalles y @asiseemprende

IMG_7271.JPG

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *