No es la situación, eres tú