Cómo arrancar el año con buen pie

ORLANDO TIMES NEWS
LUIS CONES.-

Lo que pasó en el 2020 agarró por sorpresa a muchos empresarios. La inexistencia de escenarios hipotéticos para manejar crisis en sus negocios los puso contra la espada y la pared. Y en muchos casos, la ganadora fue la espada, quitándole la vida a miles de proyectos que finalmente habían despegado.

Eso no puede volver a pasar. Las canas me han enseñado que así como el sol sale en el punto más oscuro del amanecer, la noche siempre va a volver. Así que para que un negocio sea sostenible en el tiempo, se requiere manejar contingencias en la mayor cantidad de escenarios posibles.

La clave es esperar lo mejor y prepararse para lo peor.

Por esa razón, quiero compartirles todo lo que yo hago para comenzar el año con buen pie:

1.- Cierra ciclos. 

Según okchicas.com, la vida está constituida de ciclos. Momentos, experiencias, etapas vividas, agradables o no, que nos generan emociones a la cual nos apegamos, son un ciclo. A veces, es necesario cerrar ciclos es nuestra vida, pues no todos son eternos y debemos vivir en una constante evolución que nos lleve a ser mejor persona cada día.

Ponerle fin a una etapa y ‘cerrar el ciclo’ es un proceso largo y, a veces, doloroso pero necesario; no cerrarlo es seguir atada al pasado. A veces, nos apegamos tanto al pasado que vamos por la vida sin cerrar ciclos, eso sólo trunca nuestro presente y nos quita la oportunidad de vivir nuevas y mejores cosas.

Cerrar un ciclo no se trata de olvidar todo, sino de evolucionar, perdonar, aceptar y seguir adelante. Cuando ponemos fin a una etapa, podemos recordar con cariño y sin dolor; podemos agradecer por lo que vivimos y ya no tener la necesidad de seguir ahí; entendemos la pérdida como una lección que nos está ayudando a crecer y a madurar; sabemos que haber terminado esa etapa no fue un fracaso que nos hizo débiles, sino una experiencia que nos fortaleció.

2.- Depura los contactos del celular. 

El primer teléfono celular que tuve era completamente analógico y pesar de que la autonomía de la batería no pasaba de 3 horas, tenía algo genial. Solo me permitía almacenar 10 contactos.

Esto me permitió determinar cuáles eran los contactos que realmente debían estar guardados. Hoy día, la capacidad ilimitada de almacenamiento de contactos puede ser un arma de doble filo, porque la duplicación de nombres, el no borrar los números viejos y la falta de actualización de los clientes, hace casi imposible tener a los clientes más importantes a simple vista.

Lo que yo hago para organizarme mejor es crear una lista de favoritos para mis clientes vip.

3.- Deja de seguir cuentas que no te agregan valor.

Un estudio realizado en 2017 por la Royal Society of Public Health y ala Universidad de Cambridge en Reino Unido determinó que “los jóvenes que pasan más de dos horas al día en redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram son más propensos a sufrir problemas de salud mental, sobre todo angustia y síntomas de ansiedad y depresión".

El resultado reveló que Instagram afectaba negativamente a su autoestima (imagen corporaI), a sus horas de sueño y, por extensión, provocaba múltiples problemas derivados de dormir poco, y a su miedo a quedarse fuera de eventos sociales o lo que también se conoce por sus siglas en inglés FoMO (‘fear of missing out’ o ‘miedo a perderse algo’). Por otro lado, consideraban que fomenta el ciberacoso, que genera ansiedad, y en menor medida, síntomas depresivos y sensación de soledad.

Y no se crean que es un tema solo de jóvenes. Todos estamos expuestos a esto.

4.- Limpia tu espacio de trabajo.

Para el portal web infojobs, un puesto de trabajo limpio promueve la productividad y la eficacia, ya que te permite encontrar todo lo que necesites en cuestión de segundos. En cambio un escritorio desorganizado puede afectar tu productividad y concentración de forma negativa.

Una montaña de documentos y tazas de café por limpiar puede distraerte de tus objetivos. Benefíciate del poder del orden en el trabajo para priorizar tus tareas diarias.

Tu escritorio es un reflejo de tu personalidad, así que adorna tu espacio de trabajo con cosas que te motiven y que también te llenen de felicidad. Eso sí, recuerda ser ordenado.

Un espacio de trabajo sucio es el lugar perfecto para gérmenes y virus.

5.- Haz tu calendario de lecturas.

La lectura no solo te traerá beneficios de profesionales en el aprendizaje de experiencias, nuevas técnicas y herramientas para tu negocio.

Si no que además enriquece tu vocabulario, estimula la memoria y te convierte en alguien más universal, capaz de establecer conversaciones en cualquier contexto.

Así que proponte leer un libro por mes. Si la lectura no es lo tuyo, te recomiendo comenzar a leer lo que realmente te interesa, luego lo que te apasiona y finalmente, las los clásicos de la literatura.

Y finalmente, tengo dos puntos adicionales. Darle uso a la agenda. Electrónica, física o con una asistente, pero úsala y realizar una planificación trimestral, mensual y anual.